Castillos de Palencia
Fuentes de Valdepero. Historia
Castillo

Se tienen noticias de esta localidad en el siglo X, cuando se repuebla por parte del conde don Pero de Palencia, hijo de Fernán González. En ese momento ya existía una fortaleza.

En el año 1095 pertenece al conde Pero Ansúrez, fundador de la ciudad de Valladolid, pasando posteriormente a los Castro. En 1352 está en poder de Juan Rodríguez Sandoval, y a finales de siglo de la familia Sarmiento. Diego Pérez de Sarmiento a mediados del siglo XV construye la fortaleza. A finales del mismo su nieta Constanza Sarmiento, se casa con Andrés de Ribera, alcalde y corregidor de Burgos.

El hijo de ambos, Andrés de Ribera, es el propietario del castillo cuando en 1521 después de varios intentos es asaltado por los comuneros al mando del obispo Acuña, quienes arrasan el castillo y apresan a los Ribera que son trasladados a Valladolid donde permanecen hasta su liberación tras la batalla de Villalar.

Acabada la guerra vuelve a tomar posesión del castillo Andrés de Ribera, tasando los daños en 20.000 ducados y solicitando a la corona la reparación económica de las pérdidas. Se reconstruye el castillo regruesando la torre, se ataludan sus muros y los grandes ventanales son sustituidos por oscuros tragaluces a la vez que se achican las puertas.

Panorámica

En 1538, la villa es vendida a Diego de Acebedo, sin que probablemente se hubieran terminado las reformas. Posteriormente el rey Felipe II otorga a Pedro Enriquez de Acebedo, gobernador del milinesado, el condado de Fuentes de Valdepero, quien inspirado en su castillo erige en la Valtellina el llamado "Fuerte de Fuentes", que jugó un importante papel en la defensa de los estados españoles en Italia.

A partir del siglo XVIII fue señorío de la Casa Ducal de Alba, y como tal aparece la villa en 1753, pagando anualmente los doscientos cincuenta vecinos con que cuenta la localidad a la Duquesa de Alba seiscientos maravedíes en concepto de señorío. Componen la población ciento cuarenta y ocho casas habitables, una inhabitable y dos arruinadas.

En 1791 Gaspar Melchor de Jovellanos menciona en su obra "Diario" que es un "pueblo de doscientos vecinos", y que "tiene un hermoso castillo con dos torres redondas, buenos merlones, una cortina y otras dos torres no acabadas"

La Diputación Provincial adquiere la fortaleza en 1995 con el fin de destinarla a Archivo Provincial. Desde 1996 y durante quince años, diversas Escuelas Taller han rehabilitado el castillo y construido en su patio el edificio del Archivo.