Castillos de Palencia
Población de Campos
Sta. María Magdalena

Tan sólo se conserva el nombre del barrio "El Castillo" como recuerdo de la fortaleza que se levantó en la parte alta de la localidad, en una pequeña loma, desde la que se dominaba parte del valle del Ucieza. En el siglo XVI se le menciona de forma indirecta al indicar que la Orden de Malta cobraba un tributo en gallinas sobre las veintisiete cuevas y casas "que son sitas en el castillo de dicha villa". Hoy no queda rastro del mismo, ocupando su solar la iglesia de Santa María Magdalena, al menos desde 1345.

Es muy posible que la villa estuviese también amurallada, aunque no se han encontrado referencias expresas que lo confirmen, tan sólo alusiones a lugares comúnmente situados fuera de la muralla.

La primera referencia documental que se tiene sobre Población de Campos data de 1140. Se trata de la carta de donación por la que el Rey Alfonso VII entrega la villa al Maestre de la Orden de San Juan. Esta institución, militar y hospitalaria, se había fundado a finales del siglo XI durante la primera cruzada a Tierra Santa, posteriormente es conocida como Orden de Malta.

Establecido el señorío de la Orden sobre la localidad, adquirió tal importancia que Población quedó como cabeza de la Bailía de las Nueve Villas de Campos al organizarse la demarcación de encomiendas y bailías, estando perfectamente constituida ya en 1267, fecha en la que tuvo que intervenir el Papa Clemente IV para que el infante Don Felipe devolviera la jurisdicción que había usurpado ilegalmente.

Nuestra Señora del Socorro

Formaron parte de la Bailía 52 pueblos en los que la Orden tenía bienes o derechos, sobrepasando el ámbito de la actual provincia palentina. En la comarca de Campos era propietaria principalmente de tierras, mientras que por la montaña palentina y Cantabria se encontraban diseminadas iglesias y ermitas. Además de la propia Población de Campos, donde se encontraban las mayores posesiones, sólo las localidades de Itero Seco y Espinosa de Villagonzalo estaban sometidas completamente a su jurisdicción señorial.

A mediados del siglo XIV en el Becerro de las Behetrías, figura como lugar del prior de S. Juan, con una martiniega de 600 maravedís, de los que el rey cobraba la mitad y 150 tanto la Orden de S. Juan como el Adelantado. También pagaban al rey servicios, moneda, fonsadera y 265 maravedíes por yantar, mientras que a la Orden 3 o 6 maravedís dependiendo de si tenían uno o dos bueyes, además de ayudar con ellos seis días al año. En el caso de tener casa pero no buey, abonaban 15 dineros y ayudaban a la Orden con su cuerpo. Además, el Adelantado recibía 48 maravedís por yantareja.

En el siglo XVI, la localidad figura como Población de Frómista, en la jurisdicción de Herrera de Río Pisuerga, con un censo de 154 vecinos pecheros.

A mediados del siglo XVIII el casco urbano estaba formado por 110 casas, de las que 10 estaban arruinadas. Figuraban censados 106 vecinos, contados como uno cada dos viudas y sin incluir a los eclesiásticos. Pagaban a la marquesa de Villena y Aguilar 17 reales y 22 maravedís en concepto de martiniega.

Sta. María Magdalena

Con la abolición del régimen señorial en España por parte de las Cortes de Cádiz a principios del siglo XIX, el estado se incautó de las posesiones de la Orden, vendiéndolas en 1849 mediante subasta pública. Por esas fechas la localidad contaba con 160 casas de mediana construcción, ocupadas por 140 vecinos, equivalentes a 728 almas. En 1877 contaba con una población de derecho de 113 varones y 115 hembras.

Por Población de Campos pasa el Camino de Santiago. Lo primero que ven los peregrinos a las afueras de la localidad es la ermita de San Miguel, del siglo XIII, de estilo románico de transición. En el casco urbano, además de la mencionada iglesia de Santa María Magdalena de estilo barroco, se encuentra la ermita de Nuestra Señora del Socorro, también del siglo XIII con restos románicos y góticos.